Los peroles del Hermano Juanjo (1994)

De Cervantespedia
Saltar a: navegación, buscar

El año de COU solía ser particularmente duro, porque los profesores aprovechaban ya no sólo para ponernos “en forma” de cara a la Selectividad, sino que también lo hacían pensando en el primer curso de Universidad, por regla general el más duro de todos, por lo que suponía el cambio. Es por ello que el ritmo de trabajo que teníamos en COU podría calificarse como “infernal”, donde apenas salías de una ronda de exámenes para meterte en otra, con la peculiaridad de que “no debías olvidar las lecciones aprendidas”, porque más adelante tocaría retomarlas de cara a Selectividad.

Esta dureza, sin embargo, era mitigada por los peroles y días de convivencia que el Hermano Juanjo solía celebrar para los alumnos de COU, que durante unas horas olvidaban los malos ratos que a veces pasaban en las aulas, y se dispersaban un rato, al son de la música, y del buen humor reinante que presidían estos momentos entrañables. Por otra parte, eran momentos en los que los profesores confraternizaban con los alumnos, lo que permitía limar ciertas asperezas generadas en las aulas.

Al final de los peroles, solían quedarse voluntariamente los alumnos para la limpieza del salón de actos.

Herramientas personales
Promociones