La piscina del colegio (1985)

De Cervantespedia
Saltar a: navegación, buscar

Recuerdo con nostalgia como durante el verano de 1985, el colegio puso en funcionamiento la piscina para los alumnos. El responsable de su puesta en marcha fue el Hermano Juanjo, rodeándose de un grupo de antiguos alumnos y catequistas que le echaron una mano para su funcionamiento. Las instalaciones constaban de dos piscina, una pequeña y de poca profundidad, destinada a niños pequeños, y otra de mayores dimensiones y una profundidad de 2,5 metros en su zona más profunda. Hay que decir que la piscina de Cervantes, al igual que el resto de sus instalaciones deportivas, eran la envidia de los colegios de la zona, y de vez en cuando algunos chicos del barrio se atrevían a saltar los muros del colegio para poder darse en ella un chapuzón. No obstante, la utilización de la piscina por parte de los alumnos no gozó de un funcionamiento continuo todos los veranos. Tal es así, que al año siguiente (1986), se ofertó a precios un tanto más elevados, y ya creo que recordar que fue en 1988 cuando volvió a abrirse, pero sólo durante el mes de junio para uso de los alumnos en clase de Educación Física y por las tardes. Los cambios registrados en la legislación vigente en materia de piscinas, obligaba, entre otras cosas, a la contratación de un socorrista para que las instalaciones pudieran ponerse en funcionamiento. De ahí, que años más tarde (a finales de los 90), Paco Agudo se hiciera cargo de la gestión y funcionamiento de la piscina, a precios populares para los alumnos del centro, si bien su disfrute por parte del personal docente y de administración y servicios, era gratuito. También disfrutaron de su gratuidad los catequistas del centro. El último año que la piscina estuvo en funcionamiento fue el 2001. En 2003, el proyecto de construcción del edificio de educación infantil, contempló la ocupación de los terrenos de la piscina, siendo soterrada para la edificación de la misma.

Herramientas personales
Promociones