La liga de fútbol de 3º BUP C

De Cervantespedia
Saltar a: navegación, buscar

El 3ºBUP C del curso 1992/93, había sido diseñado con alumnos de los cursos 2ºBUP A y 2ºBUP D, en función de las opciones elegidas (Ciencias puras, unos con Dibujo y otros con Informática). Lejos de crear este hecho una división entre compañeros procedentes de una clase y otra, aquella clase destacaba por su unidad y compañerismo, fomentado principalmente por su tutor José Luis Royo Raya, que se caracterizaba principalmente por su sinceridad con los alumnos, y por hablar tal vez "demasiado claro".

A pesar de la unión, la procedencia de distintas clases facilitó que durante las horas de Educación Física, pudiéramos realizar una liga de fútbol con dos equipos diferentes. Se disputaban 2 partidos por semana, y se iban contabilizando los puntos de cada equipo, así como los goleadores de los partidos. Para ello se creó el trofeo Stoichkov, para destacar al máximo goleador de la competición. Tras una igualdad muy importante, la liga terminó decidiéndose la última jornada, siendo ganada por el equipo A, mientras que el trofeo Stoichkov lo consiguió el alumno José Luis Casado Pérez, apodado cariñosamente el "Cabra" por su forma de correr.

En cada equipo había un "cerebro" organizador del juego. En el caso del equipo A era Francisco Luis Velasco Puente, mientras que en D destacaba Manuel Caballero García, conocido como el "Máquina", por su gran potencia de tiro. Los porteros en ambos equipos fueron Alfonso Téllez en el equipo D, y Juan Luis Concheso y Rafael Plaza (puntualmente) en el equipo A. Y hay que destacar, por su entrega y su pasión en esta liga, a hombres como Rafael Pérez Palomo, auténtico líder del equipo D, que era capaz de arrastrar a su equipo en los momentos más complicados.

Como anécdotas más simpáticas, destaca la finalización de un partido decretada por Don Manuel Parra, que nos mandó directamente a clase. En ese momento alguien del equipo D (creo recordar que fue Maxi Pascual), estaba anotando un gol, y la celebración fue más propia de una final de campeonato del mundo. Allí se abrazaron hasta los rivales que habían encajado el gol. En otra ocasión, un cambio de clase permitió que jugáramos un partido de dos horas, ante la mirada de Don Manuel Ledesma (profesor de Educación Físca en otros cursos), a quien sorprendimos gratamente por nuestra forma de jugar, ordenada, cordial, y a la vez divertida.

Herramientas personales
Promociones