La caligrafía del 9

De Cervantespedia
Saltar a: navegación, buscar

La caligrafía era algo fundamental en los primeros cursos de la EGB. Recuerdo esas cartillitas de colores tristones (violeta, verde claro, salmón.....), con cuadrículas de diversos tamaños y un dibujo en la parte superior para colorear, que te vendía el recordado Hermano Tomás en la portería. Venían numeradas en función del tamaño de cuadrícula. En primero de EGB, la primera caligrafía que tenías que hacer era la del nueve. Don Rafael Pérez de la Lastra te revisaba cada página y te la puntuaba con una B (bien), con una R (regular) o con una M (mal). Y así ibas completando la caligrafía hasta que llegabas a la última hoja. Si Don Rafael te ponía un bien, pasabas al número siguiente, pero como te pusiera regular.....a repetir. Y así una y otra vez (un servidor repitió la del 9 hasta cuatro veces). A medida que avanzabas en número de caligrafía, la cuadrícula se iba haciendo más pequeña. Los cuadrados más grandes se correspondían con los cuadernos del 45, que eran de color salmón, y con un barquito de color rojo pintado en la portada, con dos niños dentro. Luego pasabas al 46, donde los cuadros eran más pequeños y la tapa del cuaderno era de color verde, y finalmente los cuadernos del 47, de color amarillo y con las cuadrículas mucho más pequeñas. Más adelante estos cuadernos dejaron paso a los de deportes (las tapas representaban un deporte olímpico) y más adelante a los de color azul con un payaso en la portada (no sé con qué fundamento). Además de cuadernos, también te vendían recambios de hojas sueltas, que solían traer una tapa muy bonita alusiva a una provincia española. Traía dibujada un mapa de la misma, los principales municipios, el escudo provincial y los trajes regionales. La pena es que siempre traían las mismas.

Herramientas personales
Promociones