H. Carlos Rubio Múzquiz

De Cervantespedia
(Redirigido desde H. Carlos Rubio)
Saltar a: navegación, buscar
-RUBIO MUZQUIZ, CARLOS.jpg
Carlos Rubio Múzquiz
H. Carlos
Nacido en: Obanos (Navarra), 1941
Fallecido en: Córdoba, 26 de enero de 2012
Años en Cervantes: 1960 - 1964
1973 - 1983
2007
Ocupación: Profesor
Director 1977 - 1983

El H. Carlos Rubio Múzquiz nació en Obanos (Navarra) el 9 de junio de 1941.

Su primer destino como docente fueron las Reales Escuelas de la Inmaculada Concepción anejas a Cervantes, el curso 1960/61, retornando para el 1962/63 y 1963/64. Su estancia más larga y decisiva en Cervantes se iniciaría en septiembre de 1973, procedente de Nuestra Señora del Carmen, de Badajoz. Profesor de Química y Matemáticas en el BUP, en 1977 fue elegido director del colegio. Los seis años que estuvo al frente de él fueron decisivos para modernizar y consolidarlo. Cuatro años apenas llevaba en su nuevo barrio, había conocido dos directores y superaba los 1.700 alumnos, España y Córdoba se hallaban en plena transición política, la juventud vivía su etapa más contestataria y los tiempos para la enseñanza católica anunciaban ya que no iba a recibir ningún regalo; las secularizaciones se hacían notar en la Institución Marista y profesores seglares que no habían dado nunca problemas, sacaban a la luz ahora sus discrepancias con el Ideario del Colegio. El Cervantes, sin embargo, se mantuvo y voló más alto, y si ello fue en parte gracias a lo que se dio en llamar Familia Marista, no es menos cierto que la acertada gestión del H. Carlos contribuyó de modo decisivo, como reconoció su sucesor el H. Juan José: “Guardo una gran admiración a la labor serena, tranquila y arriesgada del H. Carlos, que se encuentra estudiando en Roma. Sin el engranaje perfecto con que dejó la máquina colegial, no hubiera sido posible que la Casa marchara como lo está haciendo”.

Apostó el H. Carlos por la Familia Marista: “Expresión afortunada: Familia Marista; tenemos a Cristo, que es camino, verdad y vida, como hermano, y a María por Madre, Modelo y Recurso Ordinario, así se complacía en llamarla Marcelino Champagnat... En la familia no caben posturas críticas llenas de amargura: de los padres hacia los hijos, al ver cómo se van despegando de la casa; de los hijos hacia los padres, porque no se sienten comprendidos; de los profesores a sus alumnos pues no corresponden a sus desvelos; de los alumnos hacia sus profesores pues se consideran discriminados e injustamente tratados. Nada de esto cabe en una Familia, pues familia es amor y calor de Hogar... Esta familia que queremos construir y que la vamos haciendo cada día, no se basa en una amistad humana puramente, aunque no se opone a ella, es en la identificación con los objetivos donde encuentra su consistencia; demos coherencia a nuestras vidas si queremos para nuestros hijos una buena educación; los niños, los educandos, exigen que haya armonía y compenetración en la familia, en el Colegio y entre ambos”, escribía en Eco marista en 1982.

De su etapa como director, el H. Carlos nos recuerda el excepcional ambiente que existía en el colegio entre todos los estamentos educativos y nos explicaba la clave de su dirección: “El magnífico equipo de colaboradores, alumnos, antiguos alumnos, profesores, capellán, matrimonios delegados, entrenadores, animadores deportivos, etc.”. Al terminar el curso se organizaba una excursión para todos los profesores, contribuyendo a conocer la obra de la gran Familia Marista española y muchas veces devolviendo visitas que habían sido acogidas con gozo en Córdoba. La empresa Autotransportes López ponía a disposición de esta excursión un autobús que, en alguna ocasión, fue de estreno.

Quizás la razón del éxito del H. Carlos en su gestión, aparte de su sabiduría para hacer equipos, su infatigable capacidad de trabajo en todos los frentes y la concreción de la idea de la Familia Marista, fue el tener las ideas muy claras sobre la Iglesia y la Sociedad: “Hoy, como hace cincuenta años, nos encontramos con una sociedad descristianizada. La sociedad, como tal, ha perdido el sentido de lo trascendente. A la vista de algunos pesimistas parece que la Barca de Pedro, la Iglesia, va a la deriva; a la Iglesia se la critica desde dentro y desde fuera. Sin embargo, sigue siendo la Iglesia, nuestra tabla de salvación, porque contamos con la promesa: Yo estaré con vosotros hasta la consumación de los tiempos”. El admitir el cambio de los tiempos: “Ahora no es más difícil, es distinto. Antes, el profesor decía una cosa y se respetaba, no se insolentaba el alumno. Ahora hay otros valores que se cultivan más, como es el espíritu crítico. Esto es importante y conviene tenerlo presente. El que el alumno manifieste espontáneamente lo que piensa, creo que es importante. También ahora hay más confianza entre profesor y alumnos. Nos tutean. Esta confianza también es interesante”. Y el asumir un pasado, pero sin convertirse en estatua de sal: “Todo aniversario lleva consigo unas connotaciones nostálgicas por aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor. No podemos consentir que el cincuentenario se circunscriba a una complacencia nostálgica en el pasado; tampoco sería valiosa esta mirada retrospectiva si nos limitamos a copiar literalmente ciertas fórmulas que en su día tuvieron vigencia pero que necesitan ser actualizadas. Mirar atrás, sí, pero sólo para detectar lo auténtico, lo nuclear, para ver si conservamos nuestra identidad, para analizar si el carisma de Marcelino Champagnat, del cual eran portadores los primeros hermanos, está intacto en nuestro Colegio”.

En septiembre de 1983, el H. Carlos dejaba Cervantes: estudios en Roma, la dirección de la revista marista Presencia 7, Granada, Huelva, han sido varios de sus siguientes trabajos, con la seguridad de que siempre en su corazón y en su mente habría un hueco para Córdoba, no desaprovechando ninguna ocasión para visitarla y mantener el contacto con el Cervantes, de cuya Asociación de AA.AA es Insignia de Oro. El curso 2007/08 contempló con alegría, el retorno del H. Carlos a “su” colegio, para volver a formar parte de la plantilla.

Fallece en Córdoba el día 26 de enero de 2012.

Participa.png Este artículo es un esbozo. Si tienes información sobre H. Carlos Rubio Múzquiz, puedes colaborar con Cervantespedia ampliándolo.
Si no sábes cómo, aquí encontrarás ayuda.

Herramientas personales
Promociones