El Padre Cirilo, Cuba y toses en un retiro

De Cervantespedia
Saltar a: navegación, buscar

El Padre Cirilo tenía costumbre de hacer un viaje todos los veranos durante sus vacaciones. Recuerdo que en cierta ocasión nos contó que había estado en Marruecos, junto a alguna anécdota de su estancia. Pero su vida cambió cuando durante el verano de 1993 visitó Cuba. Y tanto cambió que para él fue como una llamada del mismísimo Dios para que lo dejara todo y marchara allá a hacer su apostolado. Tan impresionado quedó tras aquel viaje, que no había momento, conversación ni eucaristía en la que no mencionara su experiencia en Cuba. A algunos alumnos, lejos de parecerle algo enriquecedor, empezó a resultarle algo pesado, y empezaban a hacer bromas con el asunto. Tal es así, que en cierta eucaristía de cierto retiro de Confirmación, hubo una consigna lanzada por algún asistente (y respaldada por algún catequista) de que cada vez que Cirilo pronunciara la palabra “Cuba”, algunos comenzaran a toser. Y si no fuera porque aquel retiro lo hicimos en pleno mes de mayo, con los calores de la primavera, cualquiera podría pensar que allí había una epidemia de gripe, porque bastantes no pararon de toser, otros de reír mientras tosían, mientras que el bueno de Cirilo, un poco extrañado, se sorprendía de lo que estaba pasando. En septiembre de 1994, Cirilo realizó su sueño, marchando a Cuba, donde felizmente continúa sirviendo a Dios, y que sea por muchos años.

Herramientas personales
Promociones